Fisioterapia Ginecológica

Hay múltiples afecciones que tradicionalmente se han considerado como normales y que la mujer tenía que aprender a convivir con ellas. En la actualidad, por suerte, esto ha cambiado. Existen multitud de herramientas para el tratamiento de estas patologías, tan frecuentes y desconocidas a la vez.



Síndrome Premenstrual

Comprende un conjunto de síntomas variados que se presentan antes o durante la menstruación. Los más comunes son: dolores (cabeza, senos, abdomen, espalda), irritabilidad, fatiga, náuseas... Generalmente es causado por un desequilibrio hormonal, una alimentación inadecuada, trastornos posturales, cicatrices...



Prolapsos

Cistocele (trastorno parecido a la hernia, que afecta a las mujeres cuando existe una debilidad del suelo pelvico ocasionando que la vejiga caiga o baje por la vagina.) , rectocele (protusión del recto hacia la vagina), histerocele (descenso del útero en la vagina).

El los casos leves y moderados se puede mejorar trabajando el tono muscular y la postura corporal. Así mismo es necesario realizar una reeducación del suelo pélvico después de la cirugía para casos graves, para reducir las posibles secuelas y mejorar la estática lumbopélvica.



Vaginismo

Espasmo incontrolado de los músculos del suelo pélvico con imposibilidad y dolor en la penetración. Hay dos tipos:

El vaginismo primario ocurre cuando una mujer nunca ha sido capaz de tener relaciones sexuales o lograr cualquier tipo de penetración.

El vaginismo secundario: Puede darse en una mujer que previamente ha sido capaz de lograr la penetración vaginal normalmente, de repente se siente incapaz de ello. Esto puede ser por causas físicas (infecciones vaginales, trauma físico durante el parto, secuelas tras cirugía ginecológica, etc.) o por causas psicológicas.



Dispareunia

Dolor en las relaciones sexuales. Abarca desde la irritación vaginal postcoital hasta un profundo dolor. Se define como dolor o molestia antes, después o durante la relación sexual. Puede implicar ardor, quemadura, contracción o dolor cortante, que puede localizarse en la parte interior o exterior de la vagina, en la región pélvica o en el abdomen.



Dolor Crónico Pélvico
El dolor pélvico crónico es dolor en la región pélvica (el área que está debajo del ombligo y arriba de las caderas) que dura, al menos, 6 meses. Es posible que el dolor sea constante o que aparezca y desaparezca. Es posible que el dolor sea leve, o que sea lo suficientemente molesto como para interferir en sus actividades cotidianas normales. Es la consulta médica más frecuente en las mujeres.

En la mayoría de los casos el dolor puede eliminarse trabajando sobre la causa del problema. Las causas más frecuentes:
  • Adherencias pélvicas tras cirugías o infecciones en la zona.
  • Malposición uterina.
  • Trastorno músculo-esqueléticos.
  • Alteraciones gastrointestinales.
  • Patología urinaria.
  • Problemas hormonales